Tercer larga duración de Patricio Manns, que comparte junto a la folklorista Silvia Urbina (una de las fundadoras del Cuncumén). Fue grabado en 1967 y editado como LP en 1968 por el sello CBS-Philips (113.001). Todos los temas pertenecen en letra y música a Patricio Manns, excepto: Alegres eran mis ojos (o La flor del olvido), canción compuesta por Violeta Parra; Ya no canto tu nombre, coautoría de Patricio Manns con Edmundo Vásquez; Luis Acevedo, canción popular recopilada por Gabriela Pizarro; y El que se ausenta queriendo, canción popular recopilada por Silvia Urbina.

Dice en la contraportada del LP:

He aquí un Long Play que puede probar de manera irrevocable hasta que punto yerran el blanco los sofistas que afirman y sostienen, esgrimiendo un entusiasmo digno de mejor causa, la muerte del folklore y, en particular, de la canción popular chilena, a cuyo auge sorprendente asistimos hace unos cuantos años.

Si bien es cierto que el tiempo ha moderado la dinámica de semejante explosión en cantidad, reconozcamos que no lo ha hecho en calidad. Casi todas estas canciones fueron escritas en el plazo del último año. No nos cabe duda que algunas de ellas pasarán a formar parte del acervo folklórico de Chile, incorporándose al repertorio permanente de los grupos cultores de nuestras formas tradicionales.

Este disco es el primero que Silvia Urbina y Patricio Manss graban para nuestra casa. Silvia fue integrante fundadora del Conjunto “CUNCUMEN”. En 1964 recorrió Latinoamérica y EE. UU. con “Imagen de Chile”, como asesora de bailes. Dirige desde su creación el grupo folklórico infantil “Cantalao”, (ex “Cuncumenitos”). Ha realizado cinco giras por Europa, Asia y América. Patricio Manns, por su parte, destaca como autor, compositor, intérprete, novelista y guionista de cine. Ha efectuado giras por América Hispana hasta México, y viajó en dos oportunidades a Europa, recorriendo gran parte del Viejo Mundo.

Estos son los temas que ellos seleccionaron para su “debut” en C.B.S.:

LA TREGUA.— Canción de Manns de contenido internacionalista y ritmo muy libre. La interpreta el autor acompañado de guitarra, bajo, percusión y órgano.

EL PIMIENTO.— Basado en diversas formas del folklore nortino, Manns evoca la silueta de los pimientos solitarios en la vasta pampa, crecidos al amparo paternal de camioneros. En el tema se unen las voces de Silvia y Patricio Manns creando un nuevo sonido para los dúos de voces mixtas.

ALEGRES ERAN MIS OJOS.— Canción inédita de Violeta Parra, escrita para Silvia. Su ritmo está emparentado con ciertas formas venezolanas. La versión está a cargo de Silvia Urbina, acompañándose en charango.

YA NO CANTO TU NOMBRE.— Fresca versión a dos voces para este tema de Edmundo Vásquez y Patricio Manns que tiene ya dimensiones de clásico.

MALAY, MI TEJEDORA.— Con giros extraídos del rico repertorio folklórico de la Isla Grande de Chiloé, mezclando cuadros tradicionales (las tejedoras de choapinos de Dalcahue) con los personajes místicos (el brujo de Tocolhue), Manns elaboró esta pericona. Su tratamiento melódico corresponde a una estilización, pero se respeta la forma rítmica de un modo riguroso. La interpretación a cargo del autor.

LUIS ACEVEDO.— El dueto cierra la primera parte del disco con esta cueca del folklore, recogida en la cuenca del Bío Bío por Gabriela Pizarro. Su frescura, su gracia, su originalidad, harán de ella, sin duda, la favorita.

EL CAUTIVO DE TIL TIL.— Una sorpresa para abrir el lado dos. Con un cambio radical de estilo, Manns ha compuesto este Vals-Mazurca para la voz de Silvia Urbina, acompañada de guitarra, bajo y percusión. Este tema se convertirá en el preferido de solistas y grupos.

EL VIAJE.— Conmovedora autobiografía musical escrita por Patricio utilizando un curioso redoble de tres cuartos. La Interpretación está a cargo del dúo.

LA MEMORIA— La tonada punteada de la zona central cobra aquí ribetes insospechados por el trabajo de la guitarra, usando disminuidos en una voluntad de estilo muy lograda. Escrita y cantada por Patricio Manns.

LA GUITARRERA QUE TOCA.— Tal vez la canción más completa y bella de este disco. El dueto cobra alturas insospechadas y originales en el tratamiento armónico de este tema de Patricio Manns. Se une a las voces un elocuente empleo de las guitarras, realizando vertiginosos contrapuntos simultáneos de rasgueo y punteo, en oposición a las voces.

CRIDANDO UN CUERVO ME HALLABA.— Escrita en el más puro estilo de la tonada punteada tradicional, Manns logra con su tema el extremo opuesto a “La Memoria”, su otro trabajo para esta forma. La voz de Silvia Urbina consigue una completa realización de la canción, uniendo fondo, forma y estilo.

EL QUE SE AUSENTA QUERIENDO.— Otra cueca del folklore, recogida en Santiago por Silvia, pone fin a este disco. La forma de esta cueca corresponde, sin embargo, a las recogidas en Ñuble, aunque por efectos de la transmisión oral, haya sido encontrada en la capital después de su desconocido peregrinaje. La versión de Silvia y Patricio, introduce también aquí un sello personal, inconfundible, que prueba una vez más, las posibilidades que ofrece la interpretación de nuestras formas folklóricas más puras, sin abandonar por cierto, su contenido vernáculo.

Lista de temas y autores:

01. La tregua [Patricio Manns] (3:29)
02. El pimiento [Patricio Manns] (3:18)
03. Alegres eran mis ojos [Violeta Parra] (1:55)
04. Ya no canto tu nombre [Patricio Manns – Edmundo Vásquez] (3:17)
05. Malay, mi tejedora [Patricio Manns] (2:28)
06. Luis Acevedo [Popular chilena] (1:24)
07. El cautivo de Til-Til [Patricio Manns] (2:49)
08. El viaje [Patricio Manns] (3:22)
09. La memoria [Patricio Manns] (3:18)
10. La guitarrera que toca [Patricio Manns] (3:01)
11. Cridando un cuervo me hallaba [Patricio Manns] (2:47)
12. El que se ausenta queriendo [Popular chilena] (1:34)

 

Disfrútalo!!

Pin It on Pinterest