Primer disco, de una serie, en que el cantautor paraguayo Ricardo Flecha versiona en idioma guaraní varios clásicos de la canción latinoamericana. En este trabajo es acompañado, entre otros, por Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Cecilia Todd, Larbanois-Carrero, Víctor Heredia, Teresa Parodi, Peteco Carabajal y Mercedes Sosa. Además, el texto introductorio es leído por el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Dice en el interior del disco:

Los karaí

¿Quiénes son éstos que vienen de tierras de males y tristeza y buscan, incansables, una tierra de canto y danza donde la fiesta del gran día no tendrá fin? ¿Quiénes son éstos que traen en su boca la palabra abierta en flor, en sus manos la maraca —y la guitarra—, en su pecho el canto y en sus pies el ritmo incansable y ligero como ave que prepara su vuelo? ¿Dónde escucharon estas palabras-alma que ya no morirán y en alas del viento se convierten en millones como las hojas de una selva inabarcable?

Son los karaí, son las kuña karaí, caminantes peregrinos sin fronteras que pasan por encima de las barreras del egoísmo, que no las puede haber para la paz y el canto que amanece. Ningún territorio les está cerrado, ningún camino les es extraño, ninguno ajeno, si es que hay alguien que espera la paz y quiere darla.

Son Guaraníes, hijos de Ñamandú, Nuestro Padre Último-Último Primero, que de su padre han recibido como don que va a ser dado, la palabra fundamental, el fundamento del amor y el canto, que se desarrolla como la más concreta teoría en la noche compartida.

Junto con los Tupán y los Jakairá, los Karaí son también verdaderos padres de la palabra-alma, que sólo buscan darse para seguir siendo ellos mismos. Si los Jakairá son los dioses de la primavera con su promesa de flores y frutos, y los Tupán, son los dioses del poniente, del trueno y de los rayos que anuncian la benéfica lluvia, los Karaí son los dioses del fuego, de la luz que no conoce distancias, señores sobre todo de la palabra y del canto; chamanes cuya buena hechicería es dar luz y contento, paz y bienestar.

Buscan esa tierra-sin-mal — yvy marane’ÿ, que todos deseamos—, sin desanimarse, y que al final siempre la encuentran, porque ellos mismos la hacen y la crean con su palabra, con su amor y su canto compartido. Todos juntos. Por eso se les da paso libre, son respetables y son respetados. Sin ellos la fiesta es aburrida y la comida insulsa; con ellos el mal de la tierra “guerras, hambre e injusticia” se disipa como la oscuridad cuando asoman los primeros rayos de sol.

Es cierto que la palabra karaí fue apropiada por los españoles y portugueses, cuando, recién llegados, todavía parecían hombres que, venidos de lejos, también buscaban su tierra sin mal y daban lo que traían.

Pero muy pronto el don ya no fue dado sino vendido, con maña y con astucia. Esos nuevos karaí pasaban también las fronteras y ocupaban territorios, pero sólo extendían la muerte por donde pisaban.

Que el canto de los auténticos karaí nos lleve de nuevo a la búsqueda de esa tierra sin mal que tanto deseamos. Son los karaí y kuña karaí que han asumido el reto y nos tienden la mano. Por eso cantan “el canto de los Karaí“.

Bartomeu Meliá, s.j.

Lista de temas y autores:

01. El lenguaje [Eduardo Galeano] (1:00)
02. Mainumby [Miguel Ángel Meza – Alejandrino Paredes] (3:11)
03. Pequeña serenata diurna [Silvio Rodríguez] (4:45)
04. Pajarillo verde [Recop. José del Pilar Rivera] (2:53)
05. La flor de la canela [Chabuca Granda] (4:29)
06. Créeme [Vicente Feliú] (2:22)
07. Crece desde el pie [Alfredo Zitarrosa] (3:41)
08. Coraje [Víctor Heredia] (5:26)
09. San Cayetano [Teresa Parodi – Peteco Carabajal] (5:05)
10. Víctor libre [Maneco Galeano – Carlos Noguera] (2:30)
11. Ñemity [Carlos F. Abente – José A. Flores] (4:34)
12. Antiguo dueño de las flechas [Félix Luna – Ariel Ramírez] (3:19)

 

Disfrútalo!!

Pin It on Pinterest