Araca! es un álbum de estudio del dúo Los Olimareños, grabado en México D.F., mientras Braulio y Pepe aún se encontraban viviendo el exilio. Fue publicado en 1984 en Argentina (Interdisc SLIN 3512) y Uruguay (Ceibo CSLP 75.505). En México fue publicado bajo el título “Los Olimareños En México” (Discos Pueblo DP 1063).

Dice en la contraportada del LP argentino y mexicano:

Retomamos el diálogo con ustedes después de casi ocho años de silencio involuntario y es para nosotros de vital importancia porque marca nuestro retorno al Río de la Plata.

Y hablamos de región y no de países porque se diría que la historia nos hermana a uruguayos y argentinos en las buenas y en las malas y porque, además, aunque orientales de nacimiento, recibimos del pueblo argentino desde nuestras primeras aventuras artísticas siempre su calor.

Cariño que persistentemente nos acercaron por el pedazo de mundo que recorrimos mientras tanto. Desde Barcelona a Melbourne, pasando por París, Berlín, México, New York o Caracas, han dicho presente para acompañar nuestro canto y reafirmar nuestro mensaje.

Ahora cuando el regreso se hace cierto, si miramos hacia atrás, sentimos que esta época ha sido para nosotros una realidad compleja: experiencia dolorosa y enriquecedora.

Período en el cual las condiciones subjetivas no coincidían más que esporádicamente con las objetivas. La soledad y la lejanía son una herida narcisista que empaña el propio entorno o paisaje. Se mira más para adentro que hacia afuera.

Recién al final de la experiencia —ahora— cuando se establece afectivamente la capacidad de sentir, vemos que se ha ensanchado nuestro mundo referencial, conocimos otros pueblos, otros sentires, otras sonrisas, otros pesares… permitiéndonos mitigar los propios y sobrellevar, lejos, nuestro amor dolido.

Por ello en el reencuentro queremos reflejar sinceramente lo que recogiéramos en este largo viaje.

Incluimos así temas del canto popular latinoamericanos, quien nos diera refugio en su sencillez y belleza.

“Mujer querida”, “Caballo viejo” o la propia leyenda del llano: “Florentino y el diablo”, muestran parte de nosotros. La otra —la que da cuenta de lo de adentro— es ¡Araca la cana! y los temas de Pepe y mío.

Esperamos poder llegar ser comprendidos —por los de antes y por los de ahora—, lo cual constituiría el mejor premio a este tiempo de desventura

Braulio

* * *

Florentino fue un cantor “quita-pesares” que podemos ubicar como cantor de los de abajo, de los que sufren; conocedor de su gente y su paisaje.

Cuando un cantor retribuye el prestigio y el cariño con lo que honra su pueblo poniéndose al servicio de éste, va a tener sus enemigos. Es inevitable.

Cuanto más grande es el compromiso con su clase, más tremendo e incierto será el “alguien” o “cosa” que lo vendrá a buscar para que rinda cuenteas.

El diablo siempre poseyó la destreza para presentársenos de múltiples maneras. Las trampas que nos tiende son infinitas y desconcertantes.

El Diablo es grande y poderoso, nos lo topamos cualquier día. Recuerdo una vez que una empresa grabadora de mucho peso, a nivel internacional, nos quería contratar bajo la condición de que cantáramos el repertorio elegido por ellos. Implicaba olvidarnos del Olimar, de nuestra gente, del rancho de terrón donde nacimos. Ahí estaba el Diablo acechándonos con sus propuestas tentadoras. Había que atravesarse como el gallo de Florentino.

El Diablo podrá dominar en “el más allá” pero en “el más acá” que es nuestro terreno y donde están nuestras necesidades más inmediatas, es otro cantar. Aquí en nuestros sufridos pueblos tenemos cantores “buenos de verdad”, como Florentino, que le están jugando, todos los días, una pulseada al Diablo.

Don Satanás los prohíbe, los encarcela y hasta los mata. Se los quiere llevar como a Florentino, “con la nada por avío”, y además les dice:

Porque yo he hecho mi destino
sobre el nunca y el jamás
¡Ay! Catire Florentino
Cantor de pecho cabal
qué tenebroso el camino
que nunca desandará
sin adelante, sin arriba,
sin orillas, sin atrás,
ya no vale su baquía
su fe ni su facultad
………………………………
Y después: Ceniza será su voz
rescoldo de muerte, afán
sed será su última huella
náufrago en el arenal
Humo serán sus caminos
Piedra sus sueños serán
Carbón será su recuerdo
lo negro en la oscuridad
Para que no me responda
ni se me resista más.
Capitán de las tinieblas
es quien me vino a buscar.

Pero no contó con la astucia de Florentino, que esperó que amaneciera, sabiendo que un “capitán de las tinieblas” por más poderoso que sea, no tiene lugar en nuestros pueblos cuando amanece.

Pepe

Créditos:

Braulio López y José Luis Guerra: Versión y arreglos de todas las canciones, voces y guitarras.
Álvares, Alexis: cuatro
Casacubierta, Gabriel: bajo
Duarte, Celso: arpa y maracas
López, Braulio: cuatro
Márquez, Sergio: piano
Morín, Víctor: percusión
Rissi, Jorge: violín

Grabado en los Estudios 59 de México D.F., México
Ingeniero de grabación: Juan Manuel Aceves
Producido por Guerra – López
Fotografías: Alejandro Stuart

Lista de temas y autores:

01. Compañera (1a. versión) [José María Silva ”Catusa” – Popular uruguaya] (4:02)
02. Mujer querida (2a. versión) [Ernesto Luis Rodríguez – Juan Vicente Torrealba] (3:04)
03. Aquí arriba [José Luis Guerra] (3:23)
04. Un estandarte de luz (1a. versión) [Braulio López] (4:00)
05. Caballo viejo [Simón Díaz] (3:04)
06. Florentino y el Diablo (recitado) [Alberto Arvelo Torrealba] (7:08)
07. Florentino y el Diablo (cantado) [Alberto Arvelo Torrealba] (13:51)

Escuchar: Araca! (Los Olimareños)

 

Pin It on Pinterest