Pía BarrosTe quiero, entiéndeme, nada entre nosotros está oculto ni lo estará. Ven, entra en mis brazos, ve como te desnudo prenda a prenda, cómo tu piel desea apretarse a mí, todo está bien, no tengas miedo, es amor, sólo amor, una de las formas más importantes y sublimes del amor, confía en mí, pequeña, el amor todo lo puede, todo lo limpia, —musita el hombre enronqueciendo el susurro.

—¿Estás seguro, papá? —dice la niña.