Amigos, estamos llegando al final de la campaña “Legalicemos Perrerac”, que lanzamos a principios de agosto y que, como expliqué en su momento, se extendería hasta el 30 de septiembre de 2016.

Cómo podrán constatar en el post donde he ido informando acerca de los aportes que hemos ido recibiendo, cuando sólo quedan diez días para que llegue la fecha de término, aún estamos muy lejos de la meta propuesta.

Como expliqué al lanzar la campaña, el objetivo de esta es poder seguir adelante con la labor de rescate y promoción de la canción de autor, del canto popular de contenido social, pero desde la “legalidad”. Lo que implica seguir brindando a nuestros visitantes la posibilidad, no sólo de obtener información sobre los discos que se publican, sino también darles la oportunidad de escuchar las obras completas y de forma gratuita, pagando a la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) los costos correspondientes al derecho de comunicación pública de estas obras.

La idea original de la campaña es explorar la posibilidad de obtener los fondos necesarios para la “legalización” a partir del aporte de nuestros visitantes (que se cuentan por miles cada mes). Esto sólo incluye el pago de derechos a la SCD, ya que he excluido del cálculo todos los otros costos que implican mantener Perrerac (pago de hosting, nombre de dominio, software, compra de discos, etc.; y sobre todo tiempo, mucho tiempo), los que yo sigo asumiendo desde “mi bolsillo” (como ha sido casi siempre).

La SCD cobra mensualmente como derecho de ejecución pública en internet alrededor de 4 UF, por lo que para garantizar el pago de un año de derechos se necesitan 48 UF, equivalente a $1.256.092,32 pesos chilenos (1914 dólares o 1726 euros). Al día de hoy, faltando 10 días para el término de la campaña, no hemos logrado reunir ni siquiera el 50% de este dinero, ya que hasta el momento sólo hemos recibido $619.312 pesos chilenos (922,158 dólares).

Aunque dado el poco tiempo que resta ya parece imposible alcanzar la meta, le pido a quienes puedan hacerlo, colaboren con esta iniciativa de autogestión (crowdfunding le llaman ahora), a fin de ayudar a mantener vivo este proyecto. Los datos para hacerlo los encuentran haciendo click aquí.

Ahora bien, no los voy a engañar diciendo que si no colaboran se acaba Perrerac. En ningún caso. Yo soy porfiado, y si no se consigue el dinero, buscaré formas alternativas de financiamiento a las que hasta ahora me he resistido, como la inclusión de publicidad en el sitio. Y en caso de que esto tampoco sea viable, analizaré la posibilidad de seguir adelante sólo mediante la entrega de información, quitando todos los reproductores de música, con lo que los mayores perjudicados serán quienes visitan la página.

Así que, además de agradecer a todos quienes ya han colaborado, insto al resto a participar de esta iniciativa, que busca dar un salto de madurez en nuestra labor de difusión cultural, profesionalizando en parte un proyecto que necesita sustento colectivo para seguir existiendo.

 

Spartakku

Pin It on Pinterest